En los zapatos del otro

Una mirada a la tierra de garotas | diciembre 7, 2009

 

 Bienvenidos a Brasil. Uno de los países latinoamericanos con más riqueza cultural.

Para entender esa cadencia de sus mujeres o garotas al bailar samba, esa entrega de todo un pueblo por el futbol y ese delirio colectivo en el que se convierte la nación durante los carnavales de Río de Janeiro hay que mirar hacia atrás. Brasil es una mezcla de razas y etnias. Muchos colonos portugueses casados con mujeres nativas terminaron creando esa nueva raza, en la actualidad conocida, como sangre mestiza.

Los mulatos son aquellos descendientes del cruce entre portugueses, aborígenes y africanos.

El lenguaje es uno de los elementos más fuertes de la unidad nacional de Brasil. El portugués se habla en casi un 100 por ciento de la población. Las únicas excepciones son algunos de los miembros de los grupos amerindios y los barrios habitados por inmigrantes, principalmente, procedentes de Japón y Corea del Sur, quienes no lo hablan como su primera lengua.

Además del portugués, Brasil cuenta entre su riqueza lingüística a familias dialécticas indígenas como el tupí o el arawak. No mucha la diferencia entre el portugués hablado en Brasil con el hablado en Portugal.

 La familia es la base de la estructura social brasilera y constituye por ende la base de la estabilidad para la mayoría de sus habitantes.  Las familias, por lo general, son grandes y tienden a permanecer igual de unidas aún durante la adultez de los hijos. El nepotismo es considerado en Brasil una definición positiva porque si se contrata a quienes se conoce se espera un mejor desempeño y menos corrupción.

Pese a no autocalificarse como un país racista, si existen condiciones complicadas para quienes tienen la piel un poco más oscura que la del común. Las clases media y alta suelen tener sólo breve interacción con las clases bajas, conformadas generalmente por empleadas domésticas y conductores que viven mayoritariamente en las favelas.

Las favelas son uno de los componentes sociales más importantes de Brasil porque ejemplifican el subdesarrollo.  Estos cinturones de miseria se han convertido con el paso del tiempo en parte de la vida brasileña. Puede decirse que son un componente más de la arquitectura de ciudades tan grandes como Río de Janeiro o Sao Paulo.

No está demás decir que en Brasil la clase la determina el color de la piel y la condición económica de sus integrantes.

Como en la mayoría de países subdesarrollados, especialmente los latinoamericanos, en Brasil la diferencia salarial es grande y varía notablemente de una empresa a otra. Aunque las mujeres constituyen el 40% de la mano de obra, ellas tienen empleos mal remunerados casi siempre. La Constitución de 1988 prohíbe la discriminación contra las mujeres, pero las desigualdades siguen existiendo.

En este, el país más grande de Latinoamérica con 192 millones de habitantes, la Constitución establece la libertad de religión, y el gobierno generalmente respeta en el diario vivir lo allí estipulado. Pese a que la iglesia católica es dominante, el número de protestantes está creciendo.

Hasta 1970, la mayoría de los protestantes de Brasil eran miembros de las iglesias tradicionales, en su mayoría luteranos, presbiterianos y bautistas. Sin embargo, el número de nuevas maneras de expresión de fe ha venido en aumento. De allí que ahora sea común encontrar en Brasil a pentecostales.

La heterogeneidad teológica también está integrada por las religiones producto del catolicismo tradicional más las creencias africanas tradicionales, traída por los esclavos. Esto ha dado por resultado nombres como Macumba, Candomblé o Umbanda.  Brasil tiene problemas para alfabetizar a su población.  Hasta hace sies años, la tasa de cobertura de la educación no superaba el 88%. El analfabetismo es mucho mayor en el noreste del país porque el 27% de los habitantes es pobre.

En cuanto a salud, el sistema es mixto. Los problemas que afronta la nación en este campo varían. Desde mortalidad infantil pasando por las enfermedades de transmisión sexual hacen parte de los retos que debe afrontar la red pública brasileña. La mortalidad causadas por la violencia es otro reto para todo el establecimiento brasileño. La Organización de las Naciones Unidas estima que alrededor de 500 mil personas fueron ultimadas con arma de fuego en Brasil entre 1979 y 2003.

 En Brasil a la gente le gusta hablar (papo) mientras toma té o café.

Brasil tiene una amplia gama de estilos musicales que incluyen entre los más conocidos a nivel interncional la samba y el bossa nova.

El Carnaval se celebra en todo Brasil, con distintas características regionales, pero las celebraciones más espectaculares son las que tienen lugar en las afueras de Río de Janeir.

Durante mucho tiempo, la historia brasileña estuvo protagonizada por hombres. Las mujeres tuvieron poca participación. En la actualidad, esa realidad está cambiando. Los historiadores destacan la importancia de las mujeres que combatieron en la Guerra del Paraguay, que estaban en la calle para exigir la abolición de la esclavitud, las mujeres afro que durante siglos se han encargado de la cocina, las casas y las plantaciones de los blancos.

Pese a todos sus problemas, Brasil logra encontrar en el fútbol, en la samba y en el carnaval sus válvulas de escape para sobrellevar la vida diaria. Estos tres elementos son también la vitrina turística de este país ante el mundo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

    Día tras día

    diciembre 2009
    L M X J V S D
         
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  

    Categorías

A %d blogueros les gusta esto: